Este fin de semana tuvimos un entrenamiento muy especial, los chicos del plantel superior fueron los que se hicieron cargo de entrenar a los chicos del RI.

En nuestro caso, la M14, es de destacar el desempeño de Thiago Oviedo.

Thiago es el más chico de 4 hermanos, cuyos papás, Federico y Cynthia, siempre acompañaron para el desarrollo deportivo de los 3 varones y de Malena, que jugo al hockey en nuestro club.

De muy chico veía entrenar y jugar a sus hermanos mayores Tomas (hoy en la 1°) y Felipe. (De la M17)

Al principio, cuando ni siquiera tenía edad de Torito, se agarraba de la pierna de su madre, temeroso de entrar a una cancha de rugby y jugar con esa pelota tan extraña. Pero luego de sentirle el gustito ya no lo pudieron apartar más del Rugby de Banco

Hoy es uno de esos sanos fanáticos del club, siempre con una ovalada bajo el brazo y no perdiéndose un solo partido de sus hermanos o de cualquier división que vista nuestra camiseta.

Thiago es uno de esos tipos que siempre va a estar con una sonrisa en la cara, a pesar de tomarse tan enserio este deporte es el primero de la fila, el primero en llegar, el último en irse, es al que siempre le podes pedir una más, es el que contagia, el que te alienta, es de los que se esfuerzan siempre a pesar de tener unas condiciones formidables para este deporte. Es el amigo de todos, el compañero necesario, el apoyo incondicional.

Por suerte en la M14 tenemos muchos Thiago pero hoy lo destacamos a él y seguramente los Oviedo serán otro grupo de hermanos que dejaran huella en este club, como la dejaron los Gavito, los Mastrocola, los Perez, los Castellano y muchos otros.